Recupera el contacto con la naturaleza a través de los “muros verdes”


Dic 12, 2018 , , , , , , ,

Acercar la naturaleza a los espacios urbanos es uno de los principales retos del siglo XXI. Es por eso que son muchos los nuevos recursos que se ponen a disposición de ingenieros, arquitectos y constructores para tratar de satisfacer esa parte “biofílica” del ser humano.

Uno de ellos es el jardín vertical. El también llamado muro verde, es una pared que incorpora un jardín con plantas colocadas en posición vertical. La construcción de este recurso puede darse tanto en el interior de edificios como en el exterior ya que estos muros pueden formar parte de las paredes de la fachada, convirtiéndose en un valioso refugio para la biodiversidad, y acercan la naturaleza a la vida cotidiana de los ciudadanos.

¿Cuáles son los beneficios de instalar una pared de cultivo? 

Existen una serie de efectos positivos asociados a la instalación de los jardines verticales:

  • Control de temperatura: hasta en cinco grados de la temperatura interior de un edificio en verano y la misma en invierno.
  • Aislamiento acústico: reducción de cerca de 10 decibelios la contaminación acústica.
  • Disminución del riesgo de inundaciones: retención de buena parte del agua de lluvia.
  • Habilitación de espacios urbanos en desuso
  • Mejora del bienestar físico: según los últimos estudios, el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo psicológico del ser humano, por lo que esta práctica nos puede llevar a un aumento de la felicidad humana.
  • Filtro contra el polvo: un metro cuadrado de cobertura vegetal atrapa 130 gramos de polvo en un año.

                          

¿Sabías que esta técnica también está en auge en el ámbito de la decoración? Si te animas a probar mira el siguiente vídeo: